top of page

Expedición al Huayna Potosi (6088 msnm)

Por Ricardo Gómez


La emoción me embargaba mientras me preparaba para una de las aventuras más desafiantes de mi vida: el ascenso al Huayna Potosí. Situado en la majestuosa Cordillera Real de Bolivia, este imponente pico se alza a una altitud imponente de 6088 metros sobre el nivel del mar. Desde mi llegada a La Paz, Bolivia, sabía que esta experiencia sería única e inolvidable.



Huayna Potosi (6088 msnm) - Bolivia


La preparación para esta expedición comenzó mucho antes de mi llegada a Bolivia. Investigué meticulosamente sobre el Huayna Potosí, aprendiendo sobre su historia, geografía y los desafíos que enfrentaría en el camino. Sabía que el clima extremo y la altitud serían mis principales obstáculos, pero también estaba ansioso por sumergirme en la belleza natural de la Cordillera Real.




El día de partida finalmente llegó, y me encontré nervioso pero emocionado mientras me dirigía hacia la base del Huayna Potosí. La primera etapa de nuestra expedición implicaba una caminata a través de pintorescos paisajes andinos. Con cada paso, la belleza de los picos nevados y los valles verdes me dejaba sin aliento, tanto literal como metafóricamente.


Después de varias horas de caminata, llegamos al refugio base, donde pasaríamos la noche antes de comenzar el ascenso al Huayna Potosí al día siguiente. El refugio estaba lleno de otros excursionistas, cada uno con su propia historia y motivación para enfrentar el desafío que teníamos por delante. Nos reunimos alrededor de una pequeña mesa, intercambiando historias y compartiendo nuestras expectativas para la escalada.


La noche en el refugio fue inquietante, con la altitud y la anticipación palpable en el aire. Traté de descansar tanto como pude, sabiendo que necesitaría toda mi energía y concentración para el día siguiente. Cuando finalmente llegó la hora de despertar, me sentí renovado y listo para enfrentar lo desconocido.


Después de un desayuno abundante, nos equipamos con crampones, piolets y arneses, listos para comenzar nuestra ascensión. El aire frío de la mañana mordía mis mejillas mientras ascendíamos lentamente por la ladera del Huayna Potosí. El terreno se volvía más empinado y rocoso a medida que avanzábamos, y pronto nos encontramos frente a nuestro primer desafío importante: el paso de una pared de hielo.



Cascada de Hielo


Con cuidado y determinación, aseguramos nuestros crampones en el hielo y comenzamos a ascender. Cada paso requería concentración y fuerza, pero la emoción de estar escalando en un entorno tan impresionante eclipsaba cualquier sentimiento de fatiga o miedo. Miré hacia abajo y me sorprendió la distancia que habíamos recorrido, y me llené de orgullo y gratitud por estar viviendo esta experiencia única.


A medida que ascendíamos más alto, el paisaje cambiaba gradualmente, dando paso a vastos campos de hielo y nieve. Nos detuvimos brevemente para descansar y tomar agua, aprovechando la oportunidad para admirar las vistas panorámicas que se extendían ante nosotros. A pesar del esfuerzo físico y mental requerido para continuar, me sentí inspirado por la belleza natural que me rodeaba.





El sol apenas iluminaba el cielo mientras continuábamos nuestro ascenso hacia la cumbre. El aire se volvía más delgado a medida que ganábamos altura, y cada respiración se volvía un esfuerzo consciente. Sin embargo, el entusiasmo y la determinación de nuestro grupo nunca flaquearon, y juntos nos alentamos mutuamente a seguir adelante.


Finalmente, después de horas de arduo esfuerzo, llegamos a la cumbre del Huayna Potosí. Las emociones abrumadoras se apoderaron de mí mientras contemplaba el paisaje épico que se extendía ante mis ojos. Las montañas se extendían hasta donde alcanzaba la vista, y me sentí humilde ante la magnitud de la naturaleza que me rodeaba.



Vista desde la cumbre del Huayna Potosi


Nos abrazamos y felicitamos mutuamente, celebrando nuestro logro conjunto en la cumbre. Tomamos fotos para capturar el momento, sabiendo que estas imágenes serían un recuerdo invaluable de nuestra experiencia. Sentados en la cima del mundo, compartimos historias y reflexiones sobre nuestro viaje hasta ese momento, compartiendo una conexión especial forjada por la adversidad y la superación.




Sin embargo, nuestra aventura aún no había terminado. Con la cumbre conquistada, nos esperaba el descenso, que presentaba sus propios desafíos y peligros. Con cuidado y precaución, comenzamos el arduo viaje de regreso hacia el refugio base, descendiendo por las mismas pendientes empinadas y heladas que habíamos ascendido horas antes.



Descenso del Huayna Potosi


El cansancio se hizo sentir con cada paso, pero la satisfacción de haber alcanzado la cumbre nos impulsó hacia adelante. Finalmente, después de una jornada extenuante, llegamos sanos y salvos al refugio base, donde nos recibieron con una comida caliente y la promesa de un merecido descanso.


La noche en el refugio base pasó rápidamente, y al amanecer nos despedimos del Huayna Potosí con el corazón lleno de recuerdos y gratitud. Mientras regresábamos a La Paz, reflexioné sobre la increíble experiencia que acababa de vivir. El ascenso al Huayna Potosí había sido mucho más que una simple escalada; fue un viaje de autodescubrimiento, camaradería y conexión con la naturaleza.


Aunque mi cuerpo estaba cansado y adolorido, mi espíritu estaba renovado y fortalecido por la experiencia. Me sentí agradecido por haber tenido la oportunidad de desafiarme a mí mismo física y mentalmente, y por haber compartido esta aventura con un grupo de personas increíbles que ahora consideraba amigos para toda la vida.


El Huayna Potosí había dejado una marca indeleble en mí, recordándome la capacidad del ser humano para superar los límites y encontrar la belleza en los lugares más remotos y desafiantes de la Tierra. Mientras me alejaba de las majestuosas montañas de la Cordillera Real, sabía que llevaría conmigo los recuerdos de esta experiencia inolvidable para siempre.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Комментарии



  • Cargando los días...

    19.990 pesos argentinos

  • Cargando los días...

    16 h

    79.800 pesos argentinos

  • Cargando los días...

    Desde 12.000 pesos argentinos

  • Cargando los días...

    Desde 12.000 pesos argentinos

  • Cargando los días...

    135.000 pesos argentinos
bottom of page