top of page

De Remos y Estrellas: Navegando por la Noche en el Dique La Quintana

Por Ricardo Gómez


El 26 y 27 de enero de 2024 quedará grabado en mi memoria como uno de los fines de semana más extraordinarios que he experimentado como guía en el apasionante mundo del turismo de aventura. Esta vez, la propuesta fue única: Black Kayak, una emocionante combinación de kayak y trekking nocturno en el mágico entorno del Dique La Quintana.





La aventura dio inicio a las 18 horas con una cálida bienvenida en forma de merienda campestre. Los participantes se reunieron ansiosos, cada uno con su propia dosis de emoción y expectativas. Entre risas y charlas, nos conocimos y compartimos el entusiasmo por la experiencia que se avecinaba. Pero antes de adentrarnos en las aguas, era fundamental repasar los protocolos de seguridad náutica y brindar una breve introducción al manejo de kayak. La seguridad siempre es nuestra prioridad, y queríamos asegurarnos de que todos estuvieran preparados para lo que vendría.


Con los kayaks listos y el sol comenzando a ceder su lugar al manto estrellado, iniciamos la travesía de kayak nocturna. Navegamos con destreza, sintiendo la brisa fresca acariciar nuestro rostro mientras nos dirigimos hacia la imponente usina de generación de energía eléctrica del complejo Los Molinos. Las luces tenues de la infraestructura crearon un paisaje único, proporcionando un telón de fondo perfecto para el inicio de nuestra odisea.


Fue en ese momento cuando la naturaleza nos regaló un espectáculo inolvidable: la salida de la luna llena que asomaba por entre las montañas. En nuestros kayaks, nos sentíamos pequeños ante la grandeza de la naturaleza, flotando como hojitas sueltas en las tranquilas aguas del Dique La Quintana. La luna iluminaba el camino, pintando el cielo de tonalidades plateadas y creando una atmósfera mágica que difícilmente podríamos experimentar durante el día.





La travesía en kayak fue solo la primera parte de esta extraordinaria experiencia. Desembarcamos y nos adentramos en un frondoso bosque para iniciar la etapa de trekking nocturna. Acompañados por la luz de nuestras linternas, caminamos en silencio, sumergidos en la serenidad del entorno. La vegetación se volvió más densa a medida que avanzábamos, creando un ambiente misterioso y fascinante.


Nuestro destino era la naciente del río Los Molinos, un lugar mágico rodeado por la oscuridad de la noche. El sonido suave del agua fluyendo añadía un toque melódico a la experiencia, creando una conexión única con la naturaleza en su estado más puro. La noche, además, resultó ser especialmente propicia para la práctica de astroturismo.


Con la ayuda de un telescopio, nos sumergimos en el fascinante universo que se desplegaba sobre nosotros. Planetas lejanos, estrellas titilantes y los cráteres de la luna se revelaron ante nuestros ojos, transformando el trekking en una lección de astronomía al aire libre. La majestuosidad del cosmos nos recordó lo pequeños que somos en el vasto universo.





Después de esta experiencia astronómica, regresamos a nuestros kayaks y nos dirigimos de vuelta al campamento. La noche estaba completa, pero aún nos esperaba un último deleite: una deliciosa cena calientea orillas del lago que nos guardaba con sabores locales y una calidez reconfortante. Compartimos risas y anécdotas, reviviendo los momentos únicos que habíamos vivido a lo largo de esta aventura.


Con el estómago lleno y el corazón rebosante de gratitud, nos retiramos a descansar en nuestras carpas. La experiencia Black Kayak había llegado a su fin, pero las memorias que se forjaron bajo el cielo estrellado del Dique La Quintana permanecerán con nosotros para siempre. Este fue más que un viaje, fue una inmersión en la naturaleza y una conexión profunda con el cosmos que solo un evento como Black Kayak puede ofrecer. ¿Listo para tu próxima aventura nocturna?

143 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page