top of page

Astroturismo - "Los misterios del universo: explorando los modelos cosmológicos"


Por Ricardo Gómez (*) rgomez@ecotrek.com.ar


A lo largo de la historia de la humanidad, se han propuesto varios modelos cosmológicos para explicar la naturaleza del universo. Estos modelos han evolucionado a medida que la tecnología y la comprensión científica han avanzado. Te invitamos a explorar los misterios del cosmos!!


El telescopio James Webb ha obtenido la imagen infrarroja más profunda y nítida del Universo distante hasta el momento



Los Modelos Cosmológicos


Uno de los primeros modelos cosmológicos fue propuesto por los antiguos griegos, quienes creían que la Tierra era el centro del universo y que el Sol, la Luna, las estrellas y los planetas orbitaban alrededor de ella en círculos perfectos. Este modelo, conocido como el modelo geocéntrico, fue popularizado inicialmente en la Grecia clásica por el filósofo Aristóteles y perfeccionado en el siglo II DC por Ptolomeo, como resultado de más de 300 años de trabajo previo de los astrónomos y matemáticos griegos que lo precedieron.


La teoría geocéntrica se basó en la observación de que los planetas parecían moverse en el cielo de manera errática, a veces avanzando y otras veces retrocediendo en relación a las estrellas fijas. Los antiguos astrónomos creían que este comportamiento era el resultado de la combinación de movimientos circulares uniformes, y por lo tanto asumieron que los planetas orbitaban alrededor de la Tierra en círculos concéntricos.


Este modelo fue aceptado durante muchos siglos como la explicación dominante del universo y se mantuvo vigente hasta el siglo XV. Sin embargo, con el avance de la observación astronómica y la aparición de nuevos modelos teóricos, se hizo evidente que la teoría geocéntrica tenía importantes limitaciones y contradicciones.


Uno de los principales problemas del modelo geocéntrico fue la necesidad de introducir círculos adicionales, llamados epiciclos, para explicar las irregularidades en la órbita de los planetas. Estos epiciclos se superponían a los círculos concéntricos, lo que hacía el modelo cada vez más complejo y difícil de defender.


Además, la teoría geocéntrica no podía explicar por qué los planetas parecían cambiar de brillo y velocidad a lo largo del año, y por qué algunos planetas, como Marte, parecían moverse hacia atrás en el cielo en un fenómeno conocido como "retrogradación".



Modelo Geocéntrico


La revolución copernicana fue un cambio radical en la concepción del universo y la astronomía, propuesta por el astrónomo polaco Nicolás Copérnico en el siglo XVI. En lugar del modelo geocéntrico , Copérnico desarrollaría el modelo heliocéntrico en el que ubica al Sol en el centro del universo y los planetas orbitando alrededor de él.


A través del modelo heliocéntrico se proporcionó una explicación más simple y elegante para los movimientos planetarios. Aunque inicialmente el modelo copernicano enfrentó mucha resistencia y oposición y fue considerado una herejía por la Iglesia Católica, con el tiempo fue ampliamente aceptado por la comunidad científica incipiente y se convirtió en la base de la astronomía moderna.


Más adelante el trabajo de otros astrónomos como Tycho Brahe, Johannes Kepler y Galileo Galilei establecieron y ampliaron la teoría de Copérnico, y finalmente la teoría heliocéntrica reemplazó al modelo geocéntrico de Ptolomeo como la teoría dominante en astronomía.


La revolución copernicana no solo cambió nuestra comprensión del universo y de nuestro lugar en el cosmos, sino que también tuvo un impacto significativo en la filosofía y la ciencia en general, al cuestionar la autoridad dogmática de las enseñanzas antiguas y fomentar el pensamiento crítico y la observación empírica como fundamentos de la ciencia.



Modelo Heliocéntrico


El modelo de Copérnico también explicaba otros fenómenos celestes, como la variación en la longitud de las estaciones del año, la diferencia de brillo entre los planetas y las estrellas y la longitud de los días y las noches. Además, permitió a los astrónomos hacer predicciones más precisas sobre los movimientos planetarios y los eclipses.


Una de las evidencia empíricas más importantes de este modelo cosmológico las descubrió Galileo Galileo (1564 - 1642) quien observó las cuatro lunas mayores de Júpiter, lo que indicó que no todos los cuerpos celestes giraban alrededor de la Tierra, sino que otros planetas también tenían sistemas de satélites propios.


Sin embargo, el modelo de Copérnico todavía tenía limitaciones. Por ejemplo, aún suponía que las órbitas de los planetas eran circulares, cuando en realidad son elípticas. Además, el modelo no explicaba por qué los planetas se mueven en sus órbitas o por qué los cuerpos celestes se atraen entre sí.


A pesar de sus limitaciones, el modelo heliocéntrico de Copérnico fue un gran avance en la comprensión del universo y sentó las bases para futuras teorías y descubrimientos en astronomía.


A su tiempo (1571 - 1630), Johannes Kepler, astrónomo alemán, realizó importantes contribuciones a la astronomía y a la comprensión del universo. Sus estudios se centraron en el movimiento de los planetas alrededor del Sol, lo que le permitió desarrollar tres leyes fundamentales que cambiaron la forma en que se entendía el universo en su época.


La primera ley de Kepler, conocida como la ley de las órbitas, establece que los planetas describen órbitas elípticas alrededor del Sol, en lugar de círculos perfectos como se creía en la época. Esta ley revolucionó los modelo cosmológico de Ptolomeo y Copérnico respectivamente, que afirmaba que los planetas giraban en órbitas circulares. Kepler demostró que las órbitas de los planetas eran elípticas y no circulares, lo que permitió una mejor comprensión del movimiento planetario.




La segunda ley de Kepler, conocida como la ley de las áreas, establece que la velocidad a la que un planeta se mueve en su órbita varía de manera que la línea que une al planeta con el Sol barre áreas iguales en tiempos iguales. Esto significa que un planeta se mueve más rápido cuando está más cerca del Sol y más lento cuando está más lejos, lo que explica por qué los planetas tienen velocidades variables en diferentes partes de sus órbitas.


La tercera ley de Kepler, conocida como la ley de los periodos, establece que el cuadrado del periodo orbital de un planeta es proporcional al cubo de su distancia media al Sol. Esta ley relaciona la distancia de un planeta al Sol con el tiempo que tarda en completar una órbita, lo que permitió a Kepler calcular la distancia de los planetas al Sol y determinar la escala de nuestro sistema solar.


En conjunto, estas tres leyes permitieron a Kepler desarrollar un modelo cosmológico heliocéntrico más preciso y detallado, que explicaba el movimiento planetario de una manera más precisa y acertada que cualquier otro modelo anterior. Sus descubrimientos permitieron a los científicos posteriores, como Newton, desarrollar y mejorar la comprensión de la física del movimiento planetario.



El modelo cosmológico de Isaac Newton


Fue recién en el siglo XVII, cuando el científico británico Isaac Newton propuso la ley de la gravitación universal, que explicaba cómo los cuerpos celestes se atraen entre sí.

Según esta ley, todos los objetos con masa se atraen entre sí mediante una fuerza llamada gravedad.


La fuerza de la gravedad entre dos objetos depende de la masa de los objetos y de la distancia entre ellos. Cuanto más grandes sean las masas de los objetos, mayor será la fuerza de atracción entre ellos. Cuanto más lejos estén los objetos, menor será la fuerza de atracción entre ellos.


En el modelo cosmológico de Newton, el universo se considera una máquina gigante y predecible. Los cuerpos celestes, como los planetas, se mueven en órbitas alrededor de un objeto central, como el Sol, debido a la fuerza de la gravedad. Esta teoría permitió a los científicos hacer predicciones precisas sobre los movimientos planetarios y descubrir nuevas leyes físicas.


La Ley de Gravitación Universal de Newton también explicó por qué la Luna orbita alrededor de la Tierra y cómo los planetas se mantienen en sus órbitas alrededor del Sol.




Sin embargo, el modelo de Newton no era perfecto. No podía explicar ciertos fenómenos celestes, como la precesión de la órbita de Mercurio, que se desviaba de su órbita prevista. Esto llevó a la necesidad de nuevas teorías para explicar estos fenómenos y mejorar la comprensión del universo.


En resumen, el modelo cosmológico de Newton de la Ley de Gravitación Universal fue un gran avance en la comprensión del universo y permitió a los científicos hacer predicciones precisas sobre los movimientos planetarios. Esta teoría sigue siendo relevante y es utilizada hoy en día en la astronomía y otras áreas de la física.




El modelo cosmológico de Einstein


También conocido como modelo de universo de Einstein o modelo de universo relativista, es un modelo teórico que fue desarrollado por el físico alemán Albert Einstein en 1917, a partir de su teoría de la relatividad general.


El modelo de universo de Einstein propone que el universo es homogéneo e isotrópico, es decir, que es uniforme en todas las direcciones y en todos los puntos del espacio. Además, sugiere que el universo es dinámico y está en constante expansión.


La teoría de la relatividad general de Einstein plantea que la gravedad no es una fuerza atractiva entre objetos masivos, sino que se debe a la curvatura del espacio-tiempo en presencia de masa y energía. En el modelo cosmológico de Einstein, la gravedad juega un papel fundamental en la dinámica del universo, ya que es la responsable de la expansión del mismo.


En este modelo, el universo se puede visualizar como una especie de tela elástica, que se estira y se contrae a medida que la masa y la energía se mueven a través de ella. La curvatura del espacio-tiempo determina cómo se mueven los objetos en el universo y cómo interactúan entre sí.


El modelo cosmológico de Einstein fue un hito importante en la cosmología y la física teórica, ya que proporcionó una descripción matemática precisa del universo y permitió a los científicos hacer predicciones y comprobarlas con observaciones astronómicas.


El modelo de la curvatura del espacio-tiempo también proporciona una explicación de la expansión del universo y la teoría del Big Bang. Según esta teoría, el universo se habría expandido a partir de un punto de densidad y temperatura infinitas, hace unos 13.800 millones de años. A medida que el universo se expandía, la curvatura del espacio-tiempo también cambiaba, lo que llevó a la formación de las estructuras que observamos en el universo hoy en día.



Curvatura del Espacio Tiempo


Durante la primera mitad del siglo XX, Edwin Hubble, astrónomo estadounidense hizo también importantes aportes a nuestra comprensión del universo y los modelos cosmológicos.

Hubble es conocido por aportar evidencia científica de la expansión del universo, lo que llevó a la formulación del modelo cosmológico del Big Bang.


En 1929, Edwin Powell Hubble descubrió que las galaxias se alejaban unas de otras a través de la observación de sus espectros de luz. Este descubrimiento se convirtió en la base para la ley de Hubble, que establece que la velocidad a la que una galaxia se aleja de nosotros es proporcional a su distancia. Esto indicaba que el universo estaba en expansión, lo que fue un hallazgo revolucionario en la astronomía.


A través de sus observaciones, Hubble también fue capaz de clasificar las galaxias en diferentes tipos, como las espirales y las elípticas. Estas clasificaciones permitieron una mejor comprensión de la estructura del universo a gran escala y ayudaron a los científicos a desarrollar modelos cosmológicos más precisos.



Galaxia Vía Láctea



En resumen, los aportes de Hubble a los modelos cosmológicos fueron fundamentales para el desarrollo de nuestra comprensión del universo y su evolución. Su descubrimiento de la expansión del universo permitió el desarrollo del modelo cosmológico del Big Bang, que ha sido confirmado por varias observaciones y mediciones en la actualidad, tales como la radiación cósmica de fondo y la observación de la distribución de materia en el universo.



El modelo cosmológico del Big Bang


Según esta teoría, el origen del universo comenzó como una singularidad extremadamente caliente y densa, hace unos 13.800 millones de años. Después de la singularidad, el universo se expandió y enfrió rápidamente, en un proceso conocido como inflación cósmica. Durante este proceso, la energía se transformó en materia y antimateria, que se aniquilaron severamente, dejando una pequeña cantidad de materia que eventualmente se convirtió en todas las estrellas y galaxias que vemos en el universo hoy en día.


El universo continuó expandiéndose y enfriándose, permitiendo que la materia se agrupara en estructuras más grandes, como galaxias y cúmulos de galaxias.


El término "Big Bang" fue acuñado por el astrónomo británico Fred Hoyle en la década de 1940 como una forma de ridiculizar la teoría, pero finalmente se adoptó como un término científico válido. La teoría del Big Bang se basa en una amplia gama de observaciones astronómicas y físicas, incluyendo la expansión del universo, la radiación cósmica de fondo, la distribución de elementos químicos y la observación de la estructura a gran escala del universo.


En los primeros segundos después del Big Bang, el universo estaba compuesto principalmente de partículas subatómicas, como quarks, leptones y bosones. A medida que el universo se enfrió, estas partículas se combinaron para formar los primeros núcleos atómicos, principalmente hidrógeno y helio.



El modelo del Big Bang


A medida que el universo siguió expandiéndose, la gravedad empezó a tomar un papel dominante, y la materia se agrupó en estructuras más grandes, como estrellas y galaxias. La formación de estas estructuras fue posible gracias a las pequeñas fluctuaciones en la densidad del universo, que se amplificaron por la gravedad y se convirtieron en las semillas de las galaxias.


En la actualidad, la expansión del universo continúa, y las galaxias y otros objetos cósmicos se alejan unos de otros a velocidades cada vez mayores.


En resumen, el modelo cosmológico del Big Bang es una teoría vigente que explica el origen y la evolución del universo a través de la expansión constante desde una singularidad extremadamente densa y caliente. La teoría se basa en una amplia gama de observaciones astronómicas y físicas, y ha sido confirmada hasta hoy por múltiples líneas de evidencia.




(*) Ricardo Gómez es Licenciado en Comunicación Social y Especialista en Comunicación Pública de la Ciencia y Periodismo Científico (FAMAF - FCC -UNC)

675 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments



  • 19.990 pesos argentinos

  • Sábado

    16 h

    79.800 pesos argentinos

  • Desde 12.000 pesos argentinos

  • Desde 12.000 pesos argentinos

  • 135.000 pesos argentinos
bottom of page